El sábado 21 de enero, la gente de Explosión Musical preparó unos conciertos con un rollo bastante intimista y cálido, poco antes de que viniera la ola de frío siberiano, en la sala Costello de Madrid. El ciclo se basaba en las estaciones del año y a Biodramina Mood y a mí, nos tocó el verano. No entendí muy bien de qué iba la movida, pero nada más empezar me acordé del grupo Air. ¿Por qué? Pues.. Porque.. Em.. Yo qué sé. El caso es que es un grupo que lo asocio bastante con playa, calorcito y densas capas humeantes de hierba escapando de algún pulmón.

Después empecé a escupir canciones que a mí me sonaban a hawaiano, samba, cumbia y otros rollos latinos mezclado a veces con líneas de bajos brutos y breaks. Entonces levanté la cabeza y vi claramente como una parte de la sala sonreía y la otra fruncía el ceño con asombro e incredulidad. Paré en seco.
– ¿Qué música esperábais escuchar hoy en este concierto? – A lo que respondieron tres personas a la vez:
– ¡Funk!
– ¡Julio Iglesias!
– ¡Minimal progresivo!
No iba a ser una noche fácil.

Beatmac

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *