En tiempos de crisis económica, social y existencial, este vídeo quiere ser un toque de atención en forma de caricia/bofetada musical. No creo que llegue a ser tanto, pero quiere serlo. Caricia/bofetada es la forma en que se me ocurre definir ese tipo de obras, como las de Michael Haneke, que molan pero dan por culo en cantidades muy parecidas. Hablo de Funny Games, La Pianista… Que no, que tampoco quiere ser una obra de la talla de Michael Haneke. Más que nada porque él es más… Esto… Yo soy más… Ehm… Alto. (…) Bueno, también porque yo no tengo ni puta idea de hacer vídeos, y este lo he hecho con presupuesto cero, una cámara muy barata y muchas horas ante tutoriales online de postproducción. Eso sí, me lo he pasado más bien…

Es mi forma de cagarme en el mundo con una sonrisa. A través de una sátira mordaz e irónica sobre lo que se nos presume para la vida, como robots, desde el mismo momento en que nacemos. La etiqueta administrativa que cuelga del dedo gordo de un bebé al nacer a través de la cual se le pasa por distintas máquinas de procesado industrial para que comulgue bien con un sistema que empobrece la oportunidad emocional de muchos para el enriquecimiento material de unos pocos. Al final del proceso (de vida), a una caja con el logotipo de quien manda.

Quizá estamos en una oportunidad histórica para preguntarnos por un sistema económico que no ha funcionado, o por un sistema de valores que no quiere que soñemos. Donde los soñadores somos locos o presuntuosos y los críticos unos inadaptados.

Sí, puede que el vídeo tenga defectos profesionales. Ojalá pudiera pagar a profesionales para hacerlo. Yo sigo soñando con creerme esto y aquello, hacer cosas y ser libre.

Beatmac

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *